facebook
Publicado: viernes 07 agosto 2020

Desinformación y educación: El problema y la solución ante la pandemia

Noticias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el pasado 11 de Marzo que la COVID-19 (Corona Virus Disease, Enfermedad por Coronavirus) podía considerarse una pandemia y lanzó las recomendaciones pertinentes ante dicho enunciado: 1. Prepararse...

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el pasado 11 de Marzo que la COVID-19 (Corona Virus Disease, Enfermedad por Coronavirus) podía considerarse una pandemia y lanzó las recomendaciones pertinentes ante dicho enunciado: 1. Prepararse y estar listos, 2. Detectar, proteger y tratar, 3. Reducir la transmisión y 4. Innovar y aprender.

Ante esta declaración, a nivel mundial comenzó una oleada de cambios que pretendió prevenir, proteger, preparar e innovar y en México, incluido Jalisco, esta situación no fue diferente.

Desde su trinchera, cada profesionista de la salud ha tenido que lidiar con los estragos de la pandemia, desde ver pacientes infectados, hasta tener que dejar de ver pacientes para evitar la propagación; sin embargo, pronto nos dimos cuenta de que los casos de COVID-19 serían únicamente uno de los tantos problemas que se avecinarían en esta pandemia.

Comprendimos entonces el tiempo presente, y tomando la cuarta recomendación de la OMS, nos dimos a la tarea de innovar, aprender y educar. La innovación en contextos de atención al paciente y prevención de la propagación, así como en la educación y atención del paciente no sospechoso. El aprendizaje en la utilización de las herramientas tecnológicas que ya existen y, otras tantas que han estado surgiendo para aplicarlas precisamente a estas innovaciones propuestas. Por último, e involucrando un trabajo arduo, la educación, y no solo en cuanto al estudiante se refiere, no solo educar al infante de primaria o al residente de especialidad, sino educar a la sociedad. Probablemente, esto último haya sido lo más exigente del curso de la pandemia, lo que ha hecho remar contra la marea, pero tal vez lo que en una situación como la que vivimos actualmente tendría más impacto. La educación a la sociedad es algo que, en casos de salud, también compete a la comunidad médica y que hemos visto necesaria ante tal cantidad de desinformación sobre todo en las redes sociales, desde el uso irracional de medicamentos como la Hidroxicloroquina, dejando en desabasto el medicamento para los pacientes que sí la necesitan como esquema de tratamiento DIARIO, hasta la renuencia a la toma de temperatura por los “termómetros mata-neuronas”.

Se deberán desarrollar programas que involucren a las instituciones de salud y a las educativas para proporcionar información eficaz y fidedigna que sea de apoyo a la sociedad en general, que demuestre confianza pero, sobre todo, que haga una propuesta de comunicación de apoyo para el éxito de las medidas de salubridad implementadas por los servicios de salud. En la Universidad Cuauhtémoc ya se desarrolla esta propuesta de concientización a la sociedad pero, ¿Y la sociedad? ¿Qué estamos haciendo diario como comunidad?


Comparte esta noticia en redes sociales

Buzón de sugerencias

BUZÓN DE

SUGERENCIAS